Has añadido satisfactoriamente un producto a tu carrito
mano-de-fatima-granate-y-turquesa 1mano-de-fatima-granate-y-turquesa 2mano-de-fatima-granate-y-turquesa 3

MANO DE FÁTIMA GRANATE Y TURQUESA

Ref. MANODEFATIMAGRANATE

Limpiar

Descripción

Representa bendiciones, poder y fuerza, así como protección contra el mal de ojo y en general está considerado un amuleto protector. Se ponía en las puertas de las casas para proteger los hogares y familias. El cinco es un número asociado a la buena suerte para el pueblo árabe y sobre todo para el bereber. Los cinco dedos del Jamsa tienen ese poder para proteger.

El profeta Mahoma, fundador del Islam, tuvo una hija, la bella y virtuosa Fátima, a la que los musulmanes veneran con gran devoción.

La historia cuenta que en una ocasión estaba Fátima muy ocupada en la cocina preparando la comida cuando su marido, Alí, llegó inesperadamente. Al oírlo, Fátima abandonó sus quehaceres y fue a recibirlo. Sin embargo, quedó tristemente decepcionada al ver que su esposo llegaba acompañado de una bella y joven concubina.

Prudente, Fátima guardó silencio y, atormentada por los celos, regresó a la cocina. Pero, inmersa en oscuros y tristes pensamientos, no prestó atención a lo que estaba haciendo: tenía una olla al fuego con caldo hirviendo y, más atenta a su tristeza que a su trabajo, metió la mano dentro y empezó a remover el guiso.

Tan absorta estaba que no sintió dolor, pero Alí vio lo que estaba haciendo y, horrorizado, se abalanzó sobre ella, gritando. Fue entonces cuando Fátima se dio cuenta de que se estaba quemando la mano y la sacó de la olla.

Desde entonces “la mano de Fátima” se convirtió en un símbolo importante en el mundo musulmán. Trae buena suerte y dota de las virtudes de paciencia, fidelidad y fertilidad, además de su poder de protección, especialmente a las embarazadas, por su protección de la matriz.

Este símbolo, que se llama también “hamsa” o “khamsa”, se utiliza tradicionalmente en las culturas musulmanas y judías sefardíes, pero en la actualidad es mundialmente conocido. En idioma árabe, jamsa significa “cinco”; además, la misma raíz, J-M-S, es empleada en el idioma hebreo mediante el uso del término jamésh (en hebreo, “cinco” también). Este amuleto en forma de mano abierta se considera, como hemos explicado, una potente protección contra la maldad , el mal de ojo, los celos… tanto en el norte de África como en el medio oriente.

Como decimos, la palabra en sí significa “cinco”, un número que en las religiones musulmana y hebrea tiene un valor sagrado; de hecho, son cinco los sagrados libros del Torán y además también conecta con la quinta letra del alfabeto hebreo, “Heh”, uno de los nombres sagrados de Dios.

Granate: Se le conoce también con el nombre de “Piedra del Valor”.
El Granate es el símbolo del amor, la lealtad, la devoción y la amistad verdadera.

Se la denomina la piedra del valor porque proporciona fuerza de voluntad y seguridad en sí mismo.

 

Es muy popular debido a su función protectora.

 

En meditación se lo utiliza en cualquier chakra, pero especialmente en el sacro ya que activa el apetito sexual, dinamiza la imaginación y favorece la creatividad.

 

Ayuda a resolver problemas de impotencia masculina.

 

Sobre el segundo chacra previene desórdenes menstruales, alteraciones psíquicas y ataques epilépticos.

 

Otorga perseveracia y determinación.

 

En estados meditativos se lo utiliza junto a un cuarzo hialino de dos puntas para buscar soluciones a problemas de índole amorosa o problemas dentro del seno familiar.

 

Sobre el chacra cardíaco, por su color rojo oscuro se lo utiliza para purificar la sangre y a la vez  previene problemas cardíacos, de artritis, y descalcificaciones óseas.

 

Sobre el chacra base combinado con la turmalina negra favorece la eliminación de los desechos regularizando el aparato digestivo y el excretor.

 

También se utiliza el granate para tratamientos de inflamaciones cutáneas, granos, etc.

 

Disturbios emocionales, esclerosis, reumatismo y artrosis.

 

Retrasa el proceso de envejecimiento y regenera los tejidos y la piel.

 

Juega un papel fundamental en la apertura de todos los canales de energía.

 

Está asociado al Segundo Rayo por lo tanto comparte las propiedades curativas del rubí, la cornalina y el ámbar rojo.

 

Combinando las dos variedades, rojas y verdes, puede levantar los estados depresivos, melancolía y fantasías de suicidio.

 

Otra combinación, granate y amatista, se la utiliza en personas que han perdido la capacidad creadora y la intuición.

 

Por el rojo de su color, es recomendada para la activación circulatoria, anemias y problemas inmunológicos.

 

Fortalece y purifica la sangre, estimula el aparato circulatorio, contribuye a crear un sentimiento de amor y compasión, actúa sobre los chakras raíz y cardiaco.
Turquesa: Esta piedra es famosa como un impresionante sanador todoterreno de enfermedades en el cuerpo físico y problemas mentales / emocionales. Se la conoce como una piedra de protección y comunicación a todos los niveles. Está en sintonía con la glándula timo. El timo está localizado en la parte superior del pecho, entre el corazón y la garganta y produce linfocitos-T (glóbulos blancos que combaten las infecciones y destruyen las células anormales). Es un órgano importante del sistema inmune. Esta es la razón por la que tiene efecto en todo el cuerpo. Utilízala en el Chakra de la Garganta, para fomentar la comunicación entre el corazón y la mente, así como la expresión de sus deseos y sueños. Abre el Chakra de la Garganta, para una comunicación clara, creatividad, serenidad, unión espiritual y edificante través de la expresión verbal. Se puede colocar en el chakra del corazón para energizar el timo, el corazón y el sistema inmunológico. Abre este Chakra para dar y recibir. Simboliza nuestra fuente (espíritu / cielo) y el amor espiritual para la curación y para ayudar. Se la conoce como la piedra que une el cielo y la tierra. Equilibra el Yin y el Yang, activa los meridianos y limpia / borra el Aura. También se puede utilizar en el Chakra del Tercer Ojo para aumentar nuestra conexión psíquica con el gran espíritu a través de la intuición. Da acceso a meditaciones más profundas.

La turquesa es una piedra que purifica el espíritu. Realmente nos ayuda a ver nuestras ansiedades como simples pensamientos que se lleva la corriente, sin darles más valor. Esta piedra nos ayuda a aliviar la ansiedad mostrándonos un cuadro espiritual más grande y disolviendo las energías negativas. Es una de las piedras preciosas más antiguas y universales utilizadas por casi todas las culturas del planeta. Es uno de los más antiguos absorvedores de “negatividad” y protectores contra el “mal de ojo”. Se dice que trae sabiduría y verdad. Cuando se usa en la piel, puede cambiar fácilmente de color de perfumes, aceites, jabones y transpiración. Se cree también que cambia de color cuando el usuario está enfermo o cuando el peligro está presente. La turquesa es sensible a la luz solar intensa. Protege en todos los viajes, cerca, lejos, viajes espirituales o físicos. Se trata de una gran piedra para el viaje astral. Ofrece claridad mental y espiritual para ver tu propio camino en la vida.
Ayuda a regular la energía vital conocida como Qi o prana. Refleja verdaderamente al individuo portador o que la sostiene. Sintoniza con las energías de la persona y las transmite de vuelta al mundo. También puede ayudarte a estar más en sintonía con los demás. Recomendada también para los curanderos, los que participan en negociaciones, optometristas, veterinarios, y los que tienen que confiar en las habilidades de comunicación para sacar adelante ideas complejas. Esta piedra se ha dado a las mujeres para que crearan un sentido de la felicidad y la alegría, así como para los hombres, para garantizar el poder y el éxito.

Composición y lavado

Usamos cookies para analizar el tráfico y mejorar el servicio. Más info aquí.
Cerrar